Cerveza de Jengibre, ginger beer o tsitsibíra

Su origen se le atribuye a Inglaterra en el siglo XVIII y duró como un secreto que se volvió tradición hasta que el ejército de Gran Bretaña la exportó a las Islas Jónicas en el archipiélago de Grecia. Aquí la conocieron como tsitsibíra y hasta hoy la siguen llamando así.

Así fue que comenzó su popularidad y ahora Estados Unidos, Canadá y su país de origen la conocen bastante bien por su versatilidad.

Por la forma en la que se producía, antes tenía un sabor amargo pero al paso del tiempo se agregaron ingredientes como la caña de azúcar. También incluía una bacteria que servía para la fermentación llamada ginger beer plant que aportaba algunos grados de alcohol.

Aunque tienen algunas semejanzas, la cerveza de jengibre no es lo mismo que el ginger ale

El ginger ale es más bien una bebida carbonatada estilo refresco y está hecha con agua mineral o agua carbonatada, jengibre, se le puede añadir gotas de limón.

Mientras que la cerveza de jengibre parte de una infusión a la que se le añade parte de una “madre de jengibre, que es como la madre del vinagre, o la SCOBY de la kombucha,

Los beneficios del jengibre

El jengibre tiene una amplia gama de beneficios para la salud tales como:

  • Ayuda con la salud digestiva
  • Alivia náuseas
  • Reduce el colesterol malo y el azúcar en la sangre
  • Puede ser utilizado para las afecciones respiratorias y la tos
  • Reduce la fiebre
  • Estimula la circulación sanguínea

Si haces tus propias bebidas de jengibre, tendrás estos beneficios que no te da el ir por un ginger ale industrial.

Ya haremos también la receta del ginger ale próximamente

Vamos con La receta:

Lo maravilloso de esta bebida tan deliciosa es que solo tiene tres ingredientes, y uno extra, que es clave, es la paciencia.

Ingredientes.

-Mucho jengibre (la verdad tendrás que irte acostumbrando a tener siempre jengibre en casa si quieres disfrutar o compartir tu bebida seguido.

-Azúcar (es importante que sea azúcar mascabado o blanca de caña) los endulzantes bajos en calorías no sirven)

-Agua sin cloro (es necesario que sea sin cloro para no interrumpir con el proceso de la fermentación) si no consigues agua sin cloro o no tienes un filtro en casa, lo que puedes hacer es dejarlo en un balde abierto todo un día, puedes ponerle una manta para que no le entre polvo o bichitos. Y si estás leyendo esto y tienes plantitas y las riegas, este es un buen tip, también para quitarle el cloro  del agua que va a tus plantitas.

Ahh y necesitas un tarro de vidrio grande, una liga o goma y una tela que no sea muy porosa, a la que no le entre polvo o puedes doblar una a la mitad.

Vamos con el procedimiento:

  • Madre de Jengibre

1.-Rallar cuatro cucharadas soperas de jengibre

2.-Añadir cuatro cucharadas de agua sin cloro

3.-Y dos cucharadas de azúcar.

4.-Tapar con la liga y la tela y dejar esto en un lugar lejos de la luz solar directa

Vamos a repetir este mismo procedimiento de 4-4-2 durante unos 5 días

Vas a empezar a notar que empiezan a hacerse burbujitas, esto esta genial. Bien con esto ya tienes tu madre que seguirás alimentando siempre, si tú quieres no hacer nada con tu cultivo de jengibre puedes hacer lento el proceso de fermentación guardándolo en el refrigerador y alimentarlo sólo una vez por semana, pero si lo vas a hacer continuo, se puede alimentar de 3 a cuatro veces por semana, notarás que se le va haciendo como una nata gelatinosa arriba, esto es normal, es la madre de bacterias que ayudan a la fermentación, lo que no está muy bien es que le salga moho o se metan mosquitos. Si esto pasa, tendrás que comenzar de nuevo.

  • Cerveza de jengibre

Vamos a necesitar:

Te voy a dar la proporción para dos litros, tu puedes adaptarla a un litro o más.

-Por cada dos litros de agua necesitas 1 taza de madre de jengibre,  8 cucharadas de jengibre rallado y una taza de azúcat.

Procedimiento:

-Hervir las 8 cucharadas de jengibre en un litro de agua, añadir el otro litro una vez que haya hervido y esperar a que enfrié o se encuentre a temperatura ambiente, verter la taza de madre de jengibre (es importante que esta taza que has sacado incluye parte sólida y líquida).

-Cuando esté a temperatura ambiente, añadir la taza de madre de jengibre y la de azúcar, remover muy bien y vaciar en un frasco que tendrá una tela con una liga para permitir que respire.

-Lo vamos a dejar durante dos o tres días,  puedes ir viendo, a veces depende mucho de la temperatura, notarás que salen unas burbujitas.

-Por último, lo vamos a colar y servir en botellas o damajuanas de cristal, lo que tu decidas que va a ser su contenedor final. (puedes reusar botellas de vidrio que ya tengas, lavándolas y esterilizándolas, poniéndolas a hervir con alcohol.

-Y aquí se va a quedar ya tapada con un corcho o tapón que si cierre, ya no necesita ser aeróbica su fermentación, y se puede quedar fermentando de dos a una semana, (a nosotros nos gusta dejarlo tres días) después lo llevamos al refrigerador y cuando está bien fría servimos y disfrutamos.

NOTAS.- Mientras más dejes fermentando fuera del refrigerador, irá siendo más ácida, y también puede que suban los grados de alcohol.

-Con esta receta base puedes hacer inventos, añadiendo hierbas u otras frutas a tu proceso e fermentación como manzanas, peras, ciruelas, manzanilla, salvia, tomillo, romero, uuuuu, infinitas posibilidades de experimentar y tener bebidas deliciosas siempre disponibles, y mucho más saludables que ir a la tienda o al supermercado por un refresco que no te va a aportar nada.

Te invitamos a probar, crear tus recetas, y compartirlas con nosotros.

Hasta la próxima

Compartir con alguien:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *