Menos basura en productos de higiene personal

Hasta hace unas décadas, antes de la primera guerra mundial, era suficiente con una barra de jabón, los productos no venían en plástico y claro no había un producto para cada «necesidad» específica, y pongo «necesidad» porque ahora sé que verdaderamente no necesitamos nada de eso para limpiar, verse bien, tener higiene o cuidar de nuestra piel, cabello, etcétera.

No es fácil salir de estos discursos y de estas conversaciones que nos han contado, yo crecí también usando desodorante que tenía que comprar cada cierto tiempo, en casa siempre había montones de cremas, champú y jabones en un envase, dentro de otra bolsa de plástico; y eso, era fácil sólo ir a tomar uno cada que lo necesitaba.

No sé en que momento específico comenzó todo, pero una vez en una clase en mi diplomado para profesora de yoga, una maestra comenzó a hablar de lo dañinos que eran todos estos productos, y no sólo para nosotros, si no también para el planeta y muchas especies más; y claro, ya siendo vegetariana, pero ignorando muchas cosas aún, este discurso me llego directo a cuestionarme, investigar y así poco a poco fuí dejando de adquirir cosas que no necesitaba; empecé con el desodorante, la crema y empecé a ver como podía fabricar mi propio jabón.

Siempre la prioridad fué el planeta y reducir el impacto que genera mi existencia, si bien ya después empecé a investigar que cosas le iban mejor a la piel y la favorecían de manera natural, y es así como empecé a formular también algunas cosas, como la pasta de dientes, el champú. Cada vez voy aprendiendo y aplicando mejores cosas; fué idea de Iram, mi pareja, que podía vender algunas de las cosas que hacía, y así surgío un poco de Vida Santosha.

Bien pues te dejaré unos datos importantes, así como algunos documentales o textos que te ayuden a tomar decisiones y esclarecer prioridades, y recuerda, cada quién hace lo mejor que puede, eso lo sé, pero es mejor muchos haciendo pequeñas cosas, que unos pocos haciendo las cosas «perfectas». (Esto siempre me lo repito cuando me dicen «es que no puedo dejar de maquillarme, o de usar tal o cual producto»)

Y al final esta bien, es un proceso, y uno que no le llegará a todos, pero que no sea por ignorancia.

La industria de la higiene personal, con un valor anual de casi 450.000 millones de euros, depende del plástico. ¿Ese champú? Envasado en una botella de plástico total o parcialmente no reciclable. ¿Ese gel de baño? Lo mismo. Pero para algunos productores, los envases de plástico omnipresentes y a menudo excesivos son demasiado.

El 70% de los envases no se recicla o reusa, y se estima que una persona al día genera una bolsa de basura, ahora imagina las millones de millones de personas generando estos residuos. Esto es algo que me motivo a hacer los cambios y me sigue motivando hasta ahora.

Y en este video queremos compartirte como pareja que hacemos para reducir la cantidad de basura que generamos.

1.-Una barra de jabón hecha en casa

2.-Desodorante sin envase y biodegradable (generalmente es piedra de alumbre o alguno hecho en casa)

3.- Zacate de Ixtle o Lufa

4.-Cepillos de bambú, hueso de aguacate.

5.-Pasta de dientes hecha en casa (la hacemos casi cada tres meses, dura bastante y el resultado es muy bueno)

6.-Rasurador de acero inoxidable con navajas de acero que se cambian y/o depiladora eléctrica.

7.-Champú de agave y saponaria totalmente biodegradable.

8.-Usamos mantecas corporales vegetales o cualquier aceite que nos venga bien a la piel (almendras, oliva, coco)

9.-Compresas de tela o copa menstrual

Y eso!

Son los productos que usamos de higiene y cuidado personal, nos gustaría saber si tu ya has probado reducir los residuos que se generan de estos productos, ideas, experiencias.

Gracias por estar

Hasta la próxima.

Compartir con alguien:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *