De la tierra y la fertilidad

Hoy quiero compartirte como hemos y hemos estado haciendo nosotros para dar fertilidad a la tierra y trabajar con ella y no de ella.

Para nosotros no es sustentable comprar el sustrato para nuestros cultivos, porque cerca de donde estamos no hay donde conseguir un sustrato de buena calidad (en verdad, una vez intentamos comprar y venía lleno de basura quemada) así que no es la opción y por más que nos tardemos, sabemos que no queremos dar basura a nuestro suelo y a nuestros cultivos.

Algo que hemos aprendido de otos horticultores o permacultores es que la observación del entorno en que te encuentras es muy importante y después lo mejor para esa tierra será imitar ese ecosistema sin alterarlo. Y aquí todavía se puede ver cuál es el ecosistema. Estamos llenos de ocotes, madroños, encinos y robles, la tierra que nos rodea es más bien arcillosa y arenosa, pero donde hay grandes concentraciones de árboles se hace una tierra preciosa con mucha vida, ya que por el caer de las hojas, se van albergando grandes cantidades de microorganismos que van aireando la tierra, y hemos observado hongos que degradan las hojas, también hay flores silvestres por temporada, como el árnica, el cosmos, la estrellita mexicana, el cempaxóchitl silvestre.

Bueno pues vamos a como estamos haciendo para dar fertilidad a la tierra sin dañar más.

¿Y cómo preparamos nuestro sustrato?

1.- Haciendo un buen compost

2.-Salimos por hojas de árboles y un poco de tierra debajo de los árboles

3.-Humus de lombriz

4.-Estiercol de nuestros animalitos

De esta forma vamos haciendo nuestro sustrato, es importante dejarlo “cocinar” o preparar el tiempo necesario para que esté listo y no queme a nuestras plantitas.

Para ser muy honestos a veces quisiéramos que fuera más rápido el proceso porque llevamos un año con la huerta y quisiéramos sembrar y sembrar, pero es necesario que la tierra este lista, y no queremos picar la tierra o causarle más daño del que ya le han hecho.

Nosotros vivimos en un lugar del estado de México donde lo que se ha hecho en este campo es el monocultivo de maíz de manera no sustentable, entonces la tierrita es una roca y arena, la verdad es que no entra nada, cuando recién llegamos intentamos sembrar algo así, y evidentemente, pues no las raíces no vivían ahí; entonces nos dimos a la tarea de investigar de distintos métodos para mejorar la tierra, y bueno, manos a la obra; y lo que decidimos aplicar es hacer bancales elevados de aproximadamente 40 cm de altura, y esos 40 cm están llenos de lo que te menciono antes. Y así hacemos nuestras camas de cultivo, sin comprar tierra, haciéndolo con los elementos que tenemos cerca y que de otra manera serían residuos.

No es imposible en cualquier circunstancia que te encuentres, y siempre hay soluciones, la tierra nos las da, si queremos verlas.

Hasta la próxima.

Compartir con alguien:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *